Anocheceres desde mi ventana

Dedicando el tiempo a dejar pasar el tiempo. Madurez fuera del alcance de la mente

lunes, 5 de julio de 2010

Sin tiempo para mirar. Deseando el encuentro


De forma imperceptible las flores de los tilos han pasado a ser frutos y la primavera ha dejado paso al verano. Mas las tormentas nos regalan de verdes paisajes allá donde miramos.

domingo, 9 de agosto de 2009

Maná para mi corazón


Una gardenia está en flor desde la primavera en mi corazón. Y mi corazón palpita enamorado, mi corazón palpita ilusionado, mi corazón no me pertenece, mi corazón es magia. Mas no conozco más magia que el amor.

La luz del camino


La vida es una baraja de cartas, se van repartiendo y van cayendo desordenadas. Cada carta tiene su propia alma y busca su camino en el mundo. La vida es la baraja, una carta sola sería un haz de luz en la distancia, parpadeante, con destino incierto.
Las cartas no eligen donde caen, pero intentan formar una escalera de color. Encontrar a las compañeras ideales es difícil, unas cartas pueden ser buenas amigas, otras pueden ser el amor de sus vidas y otras, pequeñas o grandes piedras que les lastren o lastimen. La carta no sabe qué le guía, pero sabe cuándo encuentra la felicidad.

sábado, 1 de agosto de 2009

Una vida por construir


La vida nos persigue, no nos deja tregua. Estoy creciendo como persona, la felicidad ha entrado en mi vida.
Una vida por construir, mas la senescencia poco a poco me va invadiendo y mis neuronas parecen más perezosas y el pelo parece que crece con menos fuerza.
Ríos despertad, tierra abrupta sigue atenta, cielo desprende energía.

lunes, 20 de abril de 2009

Bienvenida


Bienvenida a mi vida Primavera, tu aroma me embarga, tus colores me seducen, tu calidez me enamora.
Bienvenida a mi vida Primavera, tu suave y elegante caminar hacen que no pueda apartar mi mirada de ti.
Bienvenida a mi vida Primavera, tus suaves y entrañables manos, tus perfectos dedos, hacen que las mías anhelen su caricia.
Bienvenida a mi vida Primavera, tu mirada indescifrable, idílica, soñada, hipnótica, lanza rayos de felicidad.
Bienvenida a mi vida Primavera, tu boca dulce, sabrosa, sensual y melódica es la puerta del Edén.
Sí mi diosa, tu cuerpo es poesía, la vida es de color de rosa por ti, sí mi dulce Primavera.

lunes, 2 de marzo de 2009

Cuando menos te lo esperas florecen los almendros


¿Cuáles son los mandatos de Dios? ¿Cuáles los de los hombres?
El camino de la vida puede ser largo y complicado. Las estaciones se suceden demasiado rápido unas veces y demasiado lentas otras.

martes, 17 de febrero de 2009

12 de febrero


Todo está lleno de sus pelos, grises, finos cual lana, los sofás, las alfombras, la colcha, mis sábanas, la silla sobre la que estoy. Todo está tan lleno de ella como siempre, pero ella no está, no lo entiendo, ¿los gatos también van al cielo?
No quiero pensar en que si limpio la casa, no se volverá a cubrir de su manto gris, de su rápido caminar, de su mirada serena, de su tacto suave, de su caricia cariñosa. No quiero pensar en que si limpio sus últimos pelos, perderé sus últimos recuerdos.

viernes, 13 de febrero de 2009

Suave brisa que se cuela por la ventana


Muy de vez en cuando abro la ventana de mi cocina, siempre de noche, la temporada de invierno nos ocupa, y sorprendo y me sorprende un pequeño halcón que inicia su vuelo asustado y asqueado. Pequeño y ágil, fuerte y veloz. Helado, lo imagino yo, en ese pequeño rincón que a duras penas protege de la lluvia.
A veces nos da miedo asustar algo bello que está cerca nuestro, aunque éso suponga no abrir nuestra ventana.

martes, 3 de febrero de 2009

La buena vida


A veces para ver las estrellas, no hace falta mirar al cielo. Sí, entonces estás perdido, pero no puedes hacer nada.

Otra reflexión


La diferencia entre el loco y el genio es que el loco se cree todo lo que piensa.

Una reflexión


Todo es bueno. Todo es malo.

jueves, 29 de enero de 2009

Revoloteando


La felicidad es como una mariposa. Aparece sobre todo en los días soleados. Pulula a tu alrededor. Puedes disfrutar persiguiéndola. La puedes perder de vista. Puedes buscarla y no encontrarla. Puedes ignorarla. La sientes cuando te acaricia. Puede llegar a posarse en ti, pero no sabes cuando llegará una ráfaga de aire que la arrastre. Puedes intentar capturarla y retenerla, pero si aprietas demasiado muere y si la tienes entre los dedos tienes miedo de que pierda el polvillo de las alas y no pueda volar nunca más.